Las preposiciones

Principal
Manuscrito
Características
Transcripción
Ejercicios
Bibliografía
Comentarios

Preposiciones 

Las preposiciones latinas se mantienen prácticamente todas. El latín tenía preposiciones de ablativo y de acusativo, pero con el desmoronamiento casual en romance castellano terminó por imponerse el acusativo como caso universal.

El valor de las preposiciones presenta gran diversidad de matices y ya desde un primer momento su papel principal consiste en marcar las funciones gramaticales, puesto que tienen mucho en común con las marcas casuales. Están estrechamente relacionadas con los adverbios y las conjunciones, y pueden ser simples o locuciones preposicionales.

En nuestro texto se hallan en, del latín IN ‘a, en’, preposición del acusativo y ablativo latinos, que en español medieval todavía se usaba en las expresiones de movimiento (por ejemplo, ir en Madrid), pero que actualmente ha perdido terreno a favor de “a”; a, que por su forma puede descender tanto de la preposición de acusativo AD como de la de ablativo AB pero que por su significado relacionamos con AD ‘a, hacia’; de, del latín DE (‘sobre, a propósito de’) que amplía sus valores con los de AB y EX (‘desde’); por, de la fusión de PER ‘por, durante’ y PRO ‘en frente de, en lugar de’ que expresa estos significados y, además, el valor causal de OB y PROPTER; para, de la construcción medieval por a, que recoge algunos de los valores de por y que con el paso del tiempo ha ampliado su significado adoptando incluso el valor de la preposición “hacia”; con, del latín CUM, preposición de ablativo que expresaba ‘junto con’; y so, forma muy común en la Edad Media que quedó arrinconada en el siglo XIV y que descendía del latín SUB, ‘bajo’, preposición de acusativo y ablativo. 

Aparte de las latinas, el español cuenta con préstamos (como hasta < del árabe hatta) y también con preposiciones de nueva creación (como hacia < de FACIE AD, por ejemplo).

Última actualización: 21/10/2008