Dionís Jeroni Jorba
Biografia

Per Mariàngela Vilallonga

 

De Dionís Jeroni Jorba sabem ben poca cosa, ara per ara. La biografia més extensa que se n'ha escrit mai és encara la que va fer Torres Amat a les seves Memorias para un diccionario crítico de los escritores catalanes, el qual va extreure totes les dades de la Descripción de las excelencias de la muy insigne ciudad de Barcelona, tal com ell mateix afirma i he pogut comprovar. Dionís Jeroni Jorba va néixer a Barcelona. Era nét d'Antoni Juan Jorba, regent de Nàpols, estava emparentat amb Jeroni Pau i era cosí germà de Francesc Olivó, canonge de Vic, i de Jeroni Peguera. Diu Torres Amat que als 15 anys ja estudiava teologia a la Universitat de Barcelona, on va ser deixeble de Joan Lluís Vileta, Joan Vila i Raimundo Pascual. Així és com ho explica Jorba a la pàgina 29 de la seva obra, quan descriu la Universitat de Barcelona: "los Illustres y muy Reuerendos Canónigos Luys Ioan Villeta, exercitado en la sciencia de Raymundo Lullio, y en todas las domas (sic) facultades, Ioan Villa hombre ingenioso, y el muy Reuerendo y Religiosíssimo P. Prior F. Raymundo Pasqual de la orden de Sancto Domingo, los quales por la affición que les tengo y honra que les deuo (por quanto he tenido aquellos por maestros, quando a los 15 años de mi edad estudiana [sic] Theologia) no dudo de nombrarles". També fou deixeble, com ell mateix ens explica, de Joan Terés, arquebisbe de Tarragona, de qui diu "varón doctíssimo, cathedrático que fue en la Illustre Vniuersidad de Valencia, de quien fuy discipulo indigno". Efectivament, a diferència de Jeroni Pau no va sortir de la península Ibèrica, sinó que va continuar estudiant a la mencionada Universitat de València, també a la de Lleida, a la d'Osca i alguna més, fins que es va graduar en teologia i es va doctorar en arts i en ambdós drets. Tampoc no va treballar fora del país. Es va quedar a Barcelona on va ocupar càtedres d'humanitats, de lleis i de cànons a la universitat. L'any 1589 ell mateix es deia "Cathedrático ordinario de Leyes en la Universidad de Barcelona". Però va escriure i sobretot publicar força més que Jeroni Pau. Tot això: uns Institutionum oratoriarum siue rhetoricarum libri quinque, a Barcelona, el 1582, que després es reeditarien a Lió; dos anys després i també a Lió uns comentaris aristotèlics, Epitome omnium capitum operum Aristotelis. Quaestiones in uniuersa eiusdem opera en la línia renovadora de Pere Joan Nunyes. Totes dues obres anteriors foren reeditades juntes novament a Lió el mateix 1584 sota el títol Lucubrationes quaedam: diu a studiosis expositae et nunc primum editae. Institutionum Oratoriarum libri V. Porphyrii Isagoges et Logicae Aristotelis omnium capitum dilucidae resolutiones. Quaestionum et solutionum earundem iuxta seriem ac ordinem Organi Aristotelis. L'any següent, el 1585, publicava unes Elegantes et copiosae latinae linguae phrases, a Barcelona a la mateixa impremta Hubert Gotard on publicaria el 1589 l'obra que ens ocupa, Descripción de las excelencias de la muy insigne ciudad de Barcelona. Encara publicà uns Commentaria in easdem institutiones a Venècia, l'any 1588 i unes Lucubrationes quaedam die de studiosis expetitae, et in eorum gratiam nunc primum editae quarum catalogum versa pagina videbis, altra volta a Lió el 1589 i uns Orationes 12 in laudem scientiarum et uirtutum. No sabem l'any que va morir Jorba.
Dionís Jeroni Jorba va escriure la seva lloança de Barcelona, quasi cent anys després que Pau escrivís la seva Barcino, en llatí. Era una altra època i les coses havien canviat. Dionís Jeroni Jorba publicava en castellà la seva Descripción de las excelencias de la muy insigne ciudad de Barcelona, que havia redactat primerament en català i posteriorment havia traduït al llatí. Sembla ser que es tractava d'una segona edició, tal com el mateix autor ratifica en la carta al lector que figura al final del text "en esta segunda impression he añadido muchas curiosidades en este año de 1589", i tal com apareix en la mateixa portada de l'obra: Van añadidas otras curiosidades en esta segunda impressión, con las proezas de los inclytos Condes de Barcelona, y una descripción de la montaña de nuestra Señora de Montserrate. A sota hi figura l'escut de Barcelona i tot seguit un dístic en llatí sobre el nom de Barcelona que és ni més ni menys un poema de Jeroni Pau, però sense indicació ni de l'autor ni de la procedència, fins al punt que alguns estudiosos l'han considerat obra del mateix Jorba. La traducció castellana de l'opuscle de Jorba a partir del text català l'havia fet Miguel de Rosers.
A l'epístola preliminar dirigida als Consellers de Barcelona, l'autor exposa las raons de l'ús de la llengua castellana: "Aunque, muy illustres Señores, esta obrezilla, haya sido traduzida en lengua estraña, empero se compuso en nuestra lengua Cathalana, y después la puse en Latín, y últimamente ha sido puesta y traduzida por Miguel de Rosers cauallero vezino desta Ciudad en Romance Castellano, y certifico a V. Magnificiencias que no lo ha hecho por menosprecio de nuestro lenguaje, en el qual algunos excelentes varones, y entre ellos aquel grande Ausias Marco, (aunque en verso) exercitó su delicado ingenio, sino por el entrañable desseo que yo tengo de que las cosas desta Illustríssima y generosíssima Ciudad, assí como son muy heroicas, y notables sean también muy sabidas, de suerte que he rogado al dicho mi amigo fuesse seruido de sacarla a luz en lengua Castellana, por los mesmos Españoles, Italianos y Franceses, y por otras naciones Orientales y Occidentales tan recibida: porque quitada la latina ninguna es mas entendida que la Castellana." És l'excusa de sempre, la de fa quatrecents anys i la d'avui.
Jorba va dedicar la seva obra a Don Rodrigo de Castro, arquebisbe de Sevilla i cardenal, tal com expressa en l'epístola dedicatòria impresa a continuació de la preliminar, on explica la gènesi de l'obra. Es remunta al dia 3 de desembre de 1581 i a la visita que va fer al mencionat arquebisbe que residia en aquells moments en el palau de "Don Diego Folque de Cardona Duque de Cardona, el qual está en la calle ancha junto al monasterio de San Francisco". Quan es va adonar que el cardenal li feia "tan grande merced de tratarme tan humanamente y escucharme, dixe muy humilmente ser yo del linage de Hierónymo Paulo Doctor Barcelonés, y entonces V. S. Illustríssima delante del Illustríssimo Señor su hermano, y del muy Illustre y muy Reuerendo Señor Don Francisco de Ribera Inquisidor entonces del presente principado de Cathaluña sapientíssimo y meritíssimo, y otros señores nobles en linage y sciencia con rostro afable y graue me interrogó, qué obras hauia compuesto el dicho Hierónymo Paulo Barcelonés, ultra del prouincial de todas las Yglesias, y del libro sobre las reglas de Canchillería Romana, y de las montañas y rios de Hespaña. Respondí Illustríssimo y Reuerendíssimo señor ha descrita la ciudad de Barcelona según el tiempo antiguo lo requería. Otra vez vuestra señoría dixo: hombre docto fue Hierónymo Paulo y añadiendo con licencia de V. S. Illustríssima dixe por cierto (señor) de la manera que por las uñas conocerse puede el León, assí ni más ni menos, fue un hombre (según sus scritos aprouados por la sancta sede Apostolica, como lo refiere el Cardenal Zabarella en la Cle. 2 en el $ Irritum, quaestio 3 de Elect. se confirma también y prueua, por el Doctor Gómez sobre la Regla de Canchillería, de verissimili notitia obitus quaestio fi in fi de las quales sus obras, la mayor parte he yo visto, y con mucha diligencia leydo, [)] nascido para la Rhetórica, tenía muy agudo ingenio una memoria de letrado: versado en Leyes y Cánones y finalmente Theología. Y como la nuestra Ciudad se deua muy de veras de honrar, he tenido por bien (obedeciendo a los mandados justíssimos de V. S. Illustríssima, añadiendo algunas cosas notables, según nuestros tiempos, a aquellas que breuemente por el dicho Hierónymo Paulo fueron traçadas) descriuir esta ciudad de Barcelona: y si por ventura dexare de dexir alguna cosa notable, hablando con una persona tan principal como V. S. Ill. soy obligado a dezir punto por punto la verdad de lo que passa, lo causan las liciones quotidianas, las quales tengo obligación de leer, y otras muchas occupaciones de negocios, de mi arte me escusarán, y más la verdad, finalmente V. S. Illustríssima según su linage doctrina y benignidad satishará y responderá por mi, de manera que no teniendo yo las particularidades arriba mencionadas, hauiendo de descriuir la ciudad de Barcelona de la mesma manera que el tiempo presente lo requiere no de otra parte he confiado hauer de tener socorro y fauor que por medio de un varón tan excelente [...] lo ha mostrado: que de la grande mansedumbre de V. S. Illustríssima de la qual y de un ánimo tan varonil confiado tengo por muy cierto que esta mi Descripción de Barcelona, no peligrará y hauiéndola deseado de tantos años acá los Barceloneses, basta los que baxo se exprimirán, por agora de priessa, porque si queremos contar las alabanças della por extenso no bastaría tiempo ni lugar: empero algun día tengo muy grande confiança se pondrá en verso Latín por mi mesmo, y tambien por algun cauallero curioso en vulgar Castellano. [...] El qual nuestro librico en tres días (assí es) començado y acabado si vuestra señoría Illustríssima y Reuerendíssima lo hará digno de sus manos y ojos, de la manera que las flores cargadas de la agua acostumbran con los rayos del Sol tomar aliento, de la misma manera [...]"
Els temps han canviat, certament. I així, cal tornar a escriure una història de Barcelona, adequada al moment i posada al dia. Però els temps han canviat també en la llengua. De la concisió, precisió i elegància del llatí de Pau hem passat a la verbositat i imprecisió del castellà de Jorba, per al qual l'obra és un "breue compendio y suma" i entra in medias res, sense "exordio ni epílogo alguno", segons diu a l'inici, després de dues epístoles introductòries i cap resum del contingut.